Vacaciones, la oportunidad de compartir buenos hábitos

¿Ha pensado que hará con su familia en estos días de vacaciones? adonde irán de paseo? qué vacacionesfamiliarestaurantes visitará? hasta cuales comidas y bebidas pedirá.

Ha pensado también en cómo se dirige a la forma en la que comerá durante las vacaciones, si usa frases como “bueno es hora de dejar la dieta en vacaciones”, “las vacaciones están hechas para disfrutas y comer lo que uno quiera”, seguramente llenará su casa de golosinas empacadas y hará huelga en la cocina, pero…. Ya considero que ejemplo esta dando a sus hijos? los restringe y regaña por comer algunas golosinas, postres y comidas rápidas en los días “normales” cuando van al colegio y no hay vacaciones, pero hoy refuerza con sus palabras y forma de actuar con el mayor entusiasmo por lo “prohibido” y quizá ese ha sido el mayor problema, seguir creyendo que en la alimentación hay alimentos buenos y malos, libres y prohibidos y que es pecado comerlos. Este día le animo a buscar un equilibrio tanto en su forma de organizar la alimentación en casa cuando no están de vacaciones como cuando las hay, los extremos generan relaciones espinosas y conflictivas con la comida, prohibir y regañar solo lleva a acciones como comer a escondidas de forma compulsiva, ¿le ha pasado?.

La alimentación es un proceso que debe ser agradable, armónico, es una oportunidad de darle al cuerpo nutrientes que realizan funciones esenciales cada día, las siguientes recomendaciones pueden serle útiles para buscar el equilibrio:

1. Recuerde realizar de 3 a 5 comidas al día, en respuesta a señales de hambre (cada 3 a 4 horas).

2. Armonice los 6 grupos de alimentos en sus comidas usando al menos 3 de ellos en cada comida principal: harinas y cereales, carnes y huevo, leche, grasas vegetales, vegetales y hojas verdes, frutas.

3. Las golosinas empacadas pueden ser el 10% de la lonchera de los niños, las preparaciones hechas en casa el 90%, siempre ponga algún alimento natural, juegue con los colores.

4. Lee etiquetas nutricionales en los empaques, recuerde que muchas golosinas y chips son frituras profundas, fuente de grasas saturadas, azúcar y muchos preservantes que mejoran el sabor. Compre empaques individuales y pequeños.

5. Limite las comidas fuera de casa a 2 a 3 veces a la semana, si en vacaciones se aumentan, intente que las comidas rápidas, postres y bebidas azucaradas no estén juntos en el mismo tiempo de comida.

6. Practique pensamientos de moderación y autocontrol, piense que laoportunidad de comer algo rico no termina hoy, cada día seleccione, haga una negociación interna para no terminar en culpa y castigo!

7. Promueva tener días activos, practicar deportes favoritos y la buena actitud ante el ejercicio, el ejemplo es mejor que un regaño e imposición.

A disfrutar de una vida en equilibrio se ha dicho!vacation-670x270

¿Buscas cambios? Comienza por dar el ejemplo

IMG_3323Aunque nos preguntemos ¿Qué pasa que los niños y adolescentes ya no quieren comida natural y preparada en casa? siempre terminamos dándonos cuenta de que todo comienza por uno de padre, que siendo quien dirige las compras del mercado y supermercado en muchas ocasiones nos vamos por lo más práctico, fácil, que no robe tanto tiempo en un día tan ajetreado y lleno de actividades, entonces vienes y desde temprano buscas snacks empacados (ojo con el sodio en todos los preservantes para todo lo procesado y empacado, el azúcar y las grasas trans o saturadas), y si se hizo tarde pasas por un autoservicio y llevas comida rápida o pides a un delivery para no perder tanto el tiempo. Entonces, es culpa de las cadenas de restaurantes que están en cada esquina y de todos los anuncios de radio y tv o nuestra por querer salir del compromiso con la familia arrastrándoles a comer lo menos conveniente para su crecimiento, desarrollo y salud.

Hoy revisa como estas orientando la alimentación de tu casa, si tu no estas comprando, preparando, comiendo vegetales y frutas, bebiendo más agua, evitando bebidas azucaradas, haciendo más ejercicio, comienza por hacerlo tú, los pequeños se orientan más por verte hacer algo que porque insistas para que lo hagan.

Alerta “Mi hijo come saludable y por eso no come golosinas” ¿Se me estará pasando la mano?

mama-regañando-a-niña-561x374Si, se te puede estar pasando la mano al regañar a tus hijos por lo que comen, al buscar una alimentación perfectamente saludable. Sabías que entre más contradices e impones a tus hijos en su forma de comer más aumentas en ellos la necesidad por imponer la forma en la que ellos desean hacerlo, por lo que si quieren comer chocolates, sorbete, nutela, gomitas, dulces, chips y todo lo que quieres a evitar a toda costa, ten por seguro que lo harán a ESCONDIDAS. Luego de tanta prohibición y regaños te irán perdiendo la confianza y robaran las golosinas de sus compañeros sin que te des cuenta.

Tampoco Utilices frases como “estas muy gordo/a”, “las golosinas y comidas rápidas son malas, te engordan” “te llevare al nutricionista para que te haga una dieta que debes cumplir al pie de la letra”, todo eso les resta autoestima, seguridad e infunda temor, el mismo temor y pánico que probablemente fuiste creando como mamá cuando te dijeron que los carbohidratos engordan (lo cual es mentira, no creas todo lo que circula).

Lo más recomendable es poner la nutrición y salud de tu familia en manos de profesionales especializados en el área que puedan guiarte a ti y a tus hijos (niños y adolescentes) a entablar una relación sana, sin culpas al comer y previniendo el desarrollo de un Trastorno de Conducta Alimentaria (anorexia, bulimia, atracones o compulsividad).

Gastritis Infantil

Hasta la fecha muchos aún piensan que las enfermedades del sistema digestivo como la gastritis solo la pueden padecer jóvenes y adultos, hoy en día se sabe que uno de los trastornos que con más frecuencia afecta a la población mundial lo constituyen las enfermedades gastrointestinales, las cuales se encuentran entre las primeras causas de muerte, al estar incluidas entre ellas el cáncer colorectal y el gástrico.

¿Qué es la gastritis?

Es  la inflamación e irritación del revestimiento interno del estómago (mucosa) por secreción excesiva de jugos digestivos.

Su aparecimiento está relacionado a estrés y malos hábitos alimenticios, como son:gastritis_0

  • Ayunos prolongados.
  • Falta de horario fijo para realizar las comidas.
  • Consumo abundante de comida chatarra, rica en grasa y azucares.
  • Ingesta excesiva de irritantes, como bebidas gaseosas y golosinas y comidas con chile, limón y condimentos artificiales.
  • Comer en lugares que no cuentan con la higiene adecuada que favorecen el contagio de la bacteria Helicobacter pylori.

En el hogar es importante comenzar por revisar los horarios de comidas principales y refrigerios, es importante comer en respuesta al hambre moderada que aparece regularmente a las 3 horas posteriores a una comida adecuada, además de ofrecer más Reloj-comidaagua, frutas y vegetales en cada comida para moderar la ingesta de bebidas artificiales, golosinas, comidas procesadas y rápidas y asegurar que se mantenga el equilibrio entre las tareas y responsabilidades del niño con el tiempo de juego, descanso y relajación, de esa forma se controlan niveles de estrés que pueden predisponer al desarrollo de una grastritis en la infancia.

Recuerda que la prevención es la clave!

Bebidas con azúcar, ¿todo o nada?

bg_nina_bebiendo_agua

Es importante reconocer que las bebidas que aportan energía es debido a componentes en forma de carbohidratos refinados por lo general de sabor dulce a excepción de bebidas a base de cereales que pueden no tener sabor dulce pero siempre aportar energía. Las de sabor dulce son principalmente a partir de la sacarosa (el azúcar de mesa), la fructosa (el azúcar de la fruta), la lactosa (el azúcar de la leche), los jarabes de maíz, muy usados en diferentes bebidas de sabor dulce como jugos, batidos o licuados. Por lo tanto las bebidas que aportan energía son leche, jugo de fruta natural o artificial, bebidas carbonatadas o sodas y  cualquier otra a la que se le añada estos endulzantes para cambiar su sabor cítrico o amargo por dulce.

Hoy en día y luego de diversos estudios sobre la relación del alto consumo de azúcar y la obesidad en niños y adultos la Organización Mundial de la Salud (OMS) expresa que sus recomendaciones para reducir la ingesta de azúcares libres a lo largo del ciclo de vida se basan en el análisis de los últimos datos científicos. Estos datos muestran, en primer lugar, que los adultos que consumen menos azúcares tienen menor peso corporal y, en segundo lugar, que el aumento de la cantidad de azúcares en la dieta va asociado a un aumento comparable del peso. Además, las investigaciones evidencian que los niños con los niveles más altos de consumo de bebidas azucaradas tienen más probabilidades de padecer sobrepeso u obesidad que aquellos con un bajo nivel de consumo de este tipo de bebidas.

Las recomendaciones contenidas en la directriz se centran en los efectos documentados para la salud que produce la ingesta de «azúcares libres». Estos incluyen los monosacáridos y los disacáridos añadidos a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los consumidores, así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jarabes, los jugos de fruta y los concentrados de jugo de fruta.

La recomendación se apoya además en datos que evidencian que un consumo de azúcares libres  superior al 10% de la ingesta calórica total produce tasas más elevadas de caries dental que un consumo inferior al 10% de la ingesta calórica total.

Siendo la leche y refrescos naturales los más saludables y recomendados para consumo regular especialmente para niños y adolescentes en crecimiento y por su aporte de nutrientes, mas sin embargo no deben ser a libre demanda, una recomendación diaria saludable puede mantenerse en:

  • 1 a 2 tazas de leche al día
  • 6 oz de jugo de fruta natural al día

Promueva la ingesta de agua pura en su hogar antes y después de las comidas, es la mejor forma de hidratación para pequeños y grandes!

Sobrepeso y Obesidad Infantil, preguntas frecuentes.

La obesidad infantil sin duda está atacando a nuestros niños, la educación nutricional para adultos, quienes dirigen todo lo relacionado a compras y elaboración de alimentos, y a niños respecto al tema de la obesidad como un riesgo de obesidad al convertirse en adultos, hace la diferencia. No debemos confundir una enfermedad crónica comenzando en la infancia con “gordura bonita o normal en la infancia”, por eso realizar una evaluación con especialistas en el manejo de salud y nutrición infantil es importante para no cometer errores en el abordaje o tratamiento seleccionado para controlarlo y prevenir obesidad y todas sus consecuencias físicas, psicológicas, sociales y emocionales.

las siguientes son dudas frecuentes en los padres de niños con sobrepeso u obesidad y la respuesta a cada una de ellas:

1. ¿Cómo se puedo detener el problema o prevenir la obesidad?

La mejor forma es través de la corrección y desarrollo de hábitos saludables EN FAMILIA, un ejemplo vale más que mil regaños! Nunca imponga un estilo de comida o dieta a sus hijos si no están dispuestos a realizar cambios en la alimentación del grupo familiar, pues las dietas lejos de ayudar pueden llevar a cambios radicales y muy restrictivos, en ocasiones innecesarios y peligrosos, arriesgando el crecimiento y desarrollo normal del niño o hasta llevando al desarrollo de Trastornos de Consulta Alimentaria (TCA), por lo anterior la recomendación es realizar una evaluación que permita diagnosticar el estado nutricional del niño, revisar hábitos y estilo de vida personales y de la familia, para identificar riesgos que puedan llevar a obesidad en el futuro por hábitos inadecuados

2. ¿Quitar los carbohidratos es una alternativa?

No, ni carbohidratos, ni ningún otro grupo de alimentos debe quedar fuera de la dieta diaria de un niño, adolescente o adultos, el equilibrio y aprender a formar platos más saludables es el objetivo.

3. ¿Qué tipo de alimentación se puede dar al niño cuando rechaza las verduras y frutas?

Siempre persista en ofrecer una alimentación variada y completa, que incluya los 6 principales grupos de alimentos: carbohidratos, proteínas, grasa, leche, frutas y vegetales. El consumo de estos últimos 2 será aprendido para quienes los rechazan, informando sobre su importancia para crecer fuertes, sanos y protegidos contra muchas enfermedades, además de implementar tareas y herramientas en los que se anime a probar vegetales en diferentes preparaciones. Creatividad y paciencia son clave, anímelo a probar un alimento nuevo en varias ocasiones, hágalo con él, de ser necesario en forma de juegos o talleres familiares.

1_-Obesidad-infantil
4. ¿Qué tipo de snacks son recomendados? nunca golosinas?

Existen muchas opciones adecuadas, las más saludables son las más naturales, en el trono: las frutas, lo empacado puede usarse en segundo lugar pero es necesario leer cuidadosamente la información nutricional de la etiqueta para asegurar que los snack se de moderado contenido de grasa, azúcar, sodio, sin colesterol, ni grasas trans. Fruta congelada, pinchos, Galletas saladas de trigo, maíz o arroz, palitos de pan tostado, barritas de queso, yogurt, y mejor aun snacks preparados en casa con diferentes tipos de pan o tortilla le aseguran al niño más y mejores nutrientes para crecer sanos y cuidar el peso cuando ya existe sobrepeso u obesidad.

5. ¿La comida rápida está totalmente prohibida para los niños o como debería ser su consumo?

Moderación es la palabra, debe evitarse mantener su consumo como hábito, puede ocurrir en un cumpleaños o evento especial, no podemos evitar que les gusten las comidas rápidas, pero existen múltiples formas de hacer estas preparaciones mucho más saludables con mejores ingredientes en casa, la palatibidad del alto contenido de grasa y preservantes fuera de casa pueden modelar el paladar de forma que luego solo quieran esas comidas. Cuidado…

bicicleta-300x264¿Sospecha o cuenta con el diagnostico de sobrepeso u obesidad en sus hijos? Si es así le recomiendo:
1. Busque apoyo de especialistas para recibir educación nutricional y guías de alimentación balanceadas y saludables.
2. Nunca ponga a dieta sin un diagnostico especializado, ni hacer cambios drásticos en la alimentación de un niño para “adelgazarlo”, en ocasiones en esa etapa no es necesaria la pérdida de peso y puede afectar su crecimiento y desarrollo.
3. Elimine el sedentarismo de casa, comience por realizar actividad física en familia, no imponérselo solo al niño, sino trabajar en equipo, con paseos los fines de semana que lo promuevan, de esa forma motivara al niño al cambio y a formar el hábitos de una vida activa y saludable!

Los Colores de los Alimentos, sinónimo de Nutrientes

dieta-colores-grupos-alimentosHablar de colores en los alimentos generalmente nos lleva a 2 grupos peculiares: frutas y hortalizas que son, justamente las que poseen según su pigmentación sustancias que inciden de manera positiva sobre el organismo. Algunas de esas sustancias son micronutrientes y otras, simplemente pigmentos o fitoquímicos.

De acuerdo a  los colores, las sustancias y nutrientes que poseen los alimentos y sus efectos en nuestro cuerpo son:

Blanco: los alimentos que en su estado fresco son blancos  pueden llegar a dar un color amarillo tras la cocción. El color de los alimentos se caracteriza por tener sustancias como las flavonas y flavonoides con función antioxidante, antimicrobiana y antiinflamatoria, se encuentran en hortalizas como el nabo, puerro, ajo, cebollas, todas de color blanco.

Anaranjado y rojo: el color se debe a la presencia de carotenos y carotenoides que tienen importancia nutricional porque son precursores de vitamina A, con fuerte acción antioxidante, refuerza las defensas del organismo y contribuye a la salud visual, de la piel y mucosas. Se encuentra en alimentos como la zanahoria, la calabaza, el tomate, chile morón, toronja,  mandarina, entre otros.

Morado y azul: el color intenso se debe a la presencia de antocianinas o resveratrol con poder antioxidante y anticancerígeno. Se encuentran en alimentos como la mora, uvas negras, arándanos, berenjenas.

Amarillo y verde: son colores que denotan la presencia de luteína, así como de carotenoides. Los últimos son precursores de vitamina A y el primero contribuye a la salud visual así como también, tiene función antioxidante. Alimentos con estos colores y beneficios son la espinaca, hojas de rábano, chipilín  y acelga, el maíz, los guisantes, el aguacate o melón.

Cada color representa un nutriente diferente, y de acá surge la importancia del concepto de VARIEDAD en la dieta, combinando alimentos de diferentes colores en cada comida realizada, al menos 3 colores diferentes en cada una, para obtener variedad de nutrientes y los múltiples beneficios para la salud del organismo y la piel que estos proveen.

 

¿Cuántas comidas realizar al día?

Difícilmente al saltarse un tiempo de comida se evitará tener hambre, pues plato-nutricionel hambre es regulada por el hipotálamo, una glándula del cerebro, a través de hormonas, y  fisiológicamente de 3 ó 4 horas luego de haber realizado un tiempo de comida es completamente normal que aparezcan nuevamente síntomas de hambre, por lo cual es recomendable hacer de 3 a 5 tiempos de comida, tomando en cuenta que lo mejor es comer despacio y masticar bien los alimentos, para evitar mantenerse con hambre y exceder las pociones que le corresponden, una distribución que puede servirle de guía es la siguiente:

Desayuno:
Si no acostumbra realizar el desayuno, pero quiere empezar a hacerlo para mejorar el nivel de energía y concentración en actividades diarias, inicie con un desayuno liviano y completo, que contenga los principales grupos de alimentos como:
• 1 rodaja pan integral con ¼ tz de requesón y 1 yogurt light ó
• 2 cdas avena en hojuelas con 8 oz leche descremada y 1 tz fruta en trozos.

Estas opciones le ayudarán a arrancar con entusiasmo y energía su día.

Refrigerios:
El consumo de refrigerios es con el objetivo de evitar tener hambre en niveles incontrolables en el periodo transcurrido entre un tiempo principal de comida y otro, estos deben ser pequeños, cuidando que no siempre sea lo más fácil de conseguir, pues generalmente estas opciones son fuentes directas de azúcares refinadas y grasas saturadas. Se recomienda realizar uno o dos refrigerios al día, espaciados de 2 a 3 horas después de un tiempo de comida más fuerte, las opciones más saludables son frutas, vegetales, que además de satisfacer la necesidad de comer aportan cantidades importantes de vitaminas, minerales y fibra.

Almuerzo:
Generalmente este es el tiempo más fuerte del día y es en el que se puede aumentar el riesgo de consumir comidas rápidas, altas en grasas saturadas y sodio, sobretodo si se realiza fuera de casa por colegio, universidad o trabajo.

El almuerzo debe estar conformado por alimentos de todos los grupos de alimentos en la siguiente proporción:
• 25% del plato en forma de harinas o cereales: arroz, papa, pasta, tortillas, pan o elote.
• 25% del plato en forma de proteínas: carnes (res, pollo o pescado), dando prioridad a carnes blancas, lácteos bajos en grasa.
• 50% del plato en forma de vegetales y frutas: a mayor variedad de colores, mayor variedad de nutrientes en su comida.

Y no debemos olvidar la hidratación antes o después de cada tiempo de comida, de preferencia agua pura, pero también puede acudir a bebidas sin calorías.

Cena:
En muchas ocasiones la cena es el plato fuerte para muchas personas, sobre todo si el almuerzo fue en forma de lonchera y pequeño porque se realiza en el trabajo, las características deben ser similares al desayuno y el almuerzo: completo y balanceado, de preferencia realizarlo en horas tempranas de la noche para permitir que el proceso de la digestión se lleve a cabo de manera adecuada, al menos 2 horas antes de acostarse.

pasarhambreLo recomendable es planear con anticipación cada comida del día (desayuno, almuerzo, cena y refrigerios), no someterse a ayunos prolongados e innecesarios, pues así evitaremos consumir alimentos poco nutritivos y altos en calorías, al mismo tiempo ayudará al control del peso si se respetan horarios de comidas.

Sobre el Gluten y la Enfermedad Celíaca…

El gluten es una proteína  que se encuentra en la semilla de muchos cereales: trigo, cebada, centeno y avena.  Se encuentra combinada con almidón. El gluten representa un 80% de las proteínas del trigo y está compuesta de gliadina y gluteína. El gluten es el responsable de la elasticidad de las harinas que lo contienen y aporta la consistencia  esponjosa de la panificación.

El gluten se puede obtener a partir de la harina de trigo y otros cereales antes mencionados, lavando el almidón. El producto resultante tendrá una textura pegajosa y fibrosa parecida a la del chicle. Por este motivo es apreciado en alimentación por su poder espesante y se suele utilizar en la industria alimentaria para elaboración de otros productos.

¿Qué es la intolerancia al gluten o enfermedad celiaca?

La intolerancia al gluten o enfermedad celiaca,  consiste en una intolerancia permanente al gluten (proteína) del trigo, cebada, centeno y probablemente avena. Se presenta en personas genéticamente predispuestas, se caracteriza por una reacción inflamatoria  en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de macronutrientes (carbohidratos, proteínas, grasas) y de micronutrientes (vitaminas y minerales).

Síntomas de la enfermedad celíaca

Los síntomas más frecuentes son: pérdida de peso, pérdida de apetito, fatiga, náuseas, vómitos, diarrea, distensión abdominal (inflamación), pérdida de masa muscular, retraso del crecimiento, alteraciones del carácter (irritabilidad, apatía, depresión), dolores abdominales, gases,  anemia por déficit de hierro resistentes a tratamiento. Sin embargo, en niños y en adultos puede presentarse sin sintomatología, lo cual hace difícil su diagnostico.

Su Diagnostico

El conocimiento reciente de diferentes formas clínicas de enfermedad celíaca (clásica, atípica, silente, latente, potencial, etc.), ha venido a demostrar que no siempre se puede establecer un diagnóstico clínico de la enfermedad celíaca. Por ello, para el diagnóstico exacto de la enfermedad celíaca es necesario realizar una biopsia intestinal. Dicha biopsia consiste en la extracción de una muestra de tejido del intestino delgado superior para ver si está o no dañado. Para realizar esta prueba es necesario que no se haya retirado el gluten de la dieta.

Se estima que en la actualidad se diagnostican al 10% o menos de las personas que tienen intolerancia al gluten, por lo que el 90% de las personas con esta enfermedad, no saben que la padecen. Puede aparecer a cualquier edad, pero prevalece en la edad adulta, más común en el sexo femenino que masculino.

¿Cómo tratar la Enfermedad Celíaca?

La única cura consiste realizar una dieta estricta libre de gluten durante toda la vida.  Una persona con intolerancia al gluten debe basar su dieta en alimentos naturales que no contienen gluten: papa, frijoles, garbanzos, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas y cereales como el arroz y el maíz. Deben evitarse, en la medida de lo posible, los alimentos elaborados y/o envasados, ya que en estos es más difícil garantizar la ausencia de gluten.

Aprender a leer las etiquetas o información nutricional de alimentos procesados es indispensable para identificar el contenido de gluten a la hora de las compras en supermercado, entre los alimentos que pueden contener gluten encontramos: salsas, sopas, algunos embutidos, galletas, pastas, quesos para untar, sorbetes, por lo que se recomienda evitar el consumo de alimentos en los que no se menciona ingredientes, sobre todo aquellos que no tienen una etiqueta por ser elaborados de forma artesanal.

El apoyo en el hogar es importante, pues la dieta de la persona celiaca puede ser divertida, variada, completa y muy sana si se aprende a vivir sin las fuentes de gluten y para facilitarlo es la familia quien debe brindar el mayor apoyo evitando mantener variedad de alimentos con gluten sobre todo cuando el diagnostico es reciente. La compra de libros o recetarios de preparaciones libres de gluten es de mucha utilidad para incrementar creatividad en las preparaciones y combinación de alimentos con nutrientes indispensables que se suelen descuidar en el afán por eliminar el gluten de la dieta diaria.

Hábitos alimenticios desde los primeros años de vida

Aunque los hábitos que conforman la conducta de los humanos se desarrollan a los largo de la vida, es en la infancia y la adolescencia donde se determina la conducta de la edad adulta. Por lo tanto  en este momento  se debe establecer un ambiente positivo ante el hecho de comer, logrando que se desarrolle actitudes positivas respecto a hábitos de alimentación y estilo de vida saludables.

Un aspecto importante es procurar  establecer un horario organizado, no estricto pero si regular, que incluya siempre el desayuno y comidas organizadas a lo largo del día para satisfacer las necesidades de energía y nutrientes de cada etapa,  por ejemplo, en la edad preescolar  los niños suelen asistir a guarderías o jardines de infancia en los que hay un incremento en los niveles de actividad física y por lo tanto sus requerimientos de energía y nutrientes también se elevan, la única forma de suplirlos es por medio de los alimentos que consumen.

El niño va desarrollando preferencias y gustos probando diferentes sabores y olores, verifica la textura de los alimentos y la apariencia, lo que determina la aceptación de los mismos, con frecuencia puede existir cierto rechazo hacia algunos o varios alimentos saludables, suena preocupante,  pero es natural ocurra, esto no significa que el niño nunca volverá a comerlos y no representa un riesgo nutricional siempre y cuando acepte y consuma otra variedad de alimentos que desempeñen la misma función en el organismo.

Por otra parte en el hogar debe mantenerse un ritual para la alimentación, acostumbrándose, de ser posible a:

1. Comer en familia en casa o con sus compañeros en la guardería, kinder o colegio.

2. Evitarse distractores (televisión, videojuegos)  a la hora de la comida.

3. Mantener un ambiente y conversación agradable reforzará el lazo familiar.

Recuerde que establecer horarios es importante, hágalo de manera divertida y en familia, pueden simbolizar con caritas alegres si se hizo bien, comiendo a la mesa, en familia o con sus compañeros o carita triste si lo hizo viendo televisión o jugando, para reforzar que los distractores deben reducirse.